Cosmética Ecológica ¿por qué comenzar a usar productos eco-friendly?

¿Podés imaginarte 1.200 veces el peso de la torre Eiffel en basura? Greenpeace asegura que este es el equivalente a la cantidad de plásticos que acaban en el océano al año. Para reducir esto, emprendedores de Río Cuarto apuestan a los cambios de hábitos.

En los últimos años, la sociedad fue tomando más conciencia del impacto que genera la actividad humana e industrial sobre el medio ambiente ocasionando daños al planeta y a la salud de los seres humanos. La contaminación por el uso de plásticos es un claro ejemplo. Hoy en día es un problema global ya que miles de toneladas de este material terminan en océanos, mares, campos o calles. Ha inundado nuestra vida, podemos encontrarlo en envases de productos, ingredientes de cosméticos, el textil de la ropa, y todo tipo de usos. Actualmente, distintos emprendimientos de la ciudad de Río Cuarto llevan adelante ideas y proyectos para buscar una solución a esta problemática, como por ejemplo aquellos que trabajan integrando el cuidado del cuerpo y el planeta en un solo lugar, dedicados a la venta de productos ecológicos como shampoo y acondicionador sólido, cepillos de dientes de bambú; toallitas y protectores femeninos hechos con tela 100% de algodón, jabones naturales, cremas sólidas; eco peines, entre otros. Además, estos productos al estar elaborados con materiales naturales, evitan el uso de sustancias químicas muy tóxicas para el organismo que son las que más daño causan a la capa de ozono.

Tiendas Green es uno de estos emprendimientos. Nace en Córdoba de la mano de Cris Llorvandi su fundadora, creando un espacio que facilita a las personas que buscan cambiar sus hábitos diarios de consumo a que encuentren todos los artículos en un mismo lugar. Una ecotienda de productos de belleza y uso personal, naturales, libre de tóxicos y respetuosos con el medio ambiente. Sus productos son Cruelty Free, Sin Tacc y todos están aprobados por Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Llega a Rio Cuarto un sábado 13 de Julio del año 2019 de la mano de Triana Milloch quien conoció el proyecto por su cuñada integrante del equipo de Tiendas Green Córdoba.

• ¿Por qué decidiste comenzar a vender productos de Tiendas Green en Rio Cuarto?
Comencé a usarlos y como vi que en Rio Cuarto no se encontraban productos como shampoo sólido, jabones naturales, etc. se me ocurrió traer un Tiendas Green a la ciudad porque se necesitaba un lugar así. Hoy en día hay muchos emprendimientos que tienen estos productos sustentables, pero en aquel tiempo no se encontraban. Lo hablé con Cris, la dueña de Tiendas Green, y le encantó la idea ya que una de sus principales metas es poner franquicias en diferentes puntos del país. Lo fuimos armando de a poco, viajé dos veces a Córdoba a visitar el showroom de Cris, para ver cómo era todo y luego empecé a traer mercadería
Abrí por primera vez un showroom en Rio Cuarto un sábado 13 de Julio del año 2019. Iba a ferias, a la rural, de a poco nos fueron conociendo y empezamos a abrir más días hasta lograr inaugurar un local propio hace poquito en la Belgrano al 1168.

• ¿Por qué es importante cambiar un hábito cotidiano para que sea sustentable?
– En lo cotidiano no nos damos cuenta y usamos mucho plástico, ya es como una costumbre muy arraigada y necesitamos ser conscientes de ese mal uso para poder cambiar los hábitos cotidianos. No nos damos cuenta de todo el desperdicio que causamos y podríamos haber evitado hace rato y en Tiendas Green creemos que lo mejor es comenzar por pequeños hábitos diarios, reduciendo y reutilizando y cuando menos te das cuenta estás viviendo de una manera mucho más sustentable.
Un

shampoo sólido evita el uso de dos botellas de plástico y el acondicionador sólido puede llegar a evitar hasta tres botellas. Una copita menstrual evita el uso de uno a tres paquetes de toallitas descartables al mes, de 12 a 36 paquetes al año, y de 120 a 360 paquetes en toda su vida útil. Una crema sólida puede evitar el uso de hasta 3 botellas o recipientes de plástico. Y el un cepillo de bambú se diferencia con el de plástico, ya que este tarda en descomponerse 180 días y el plástico 500 años.

• Además de vender productos para ayudar al medio ambiente, ¿qué te incentiva a concientizar a la gente?
– Lo que me incentiva a concientizar a la gente, ¡son los resultados! Noto que cada vez se copan más a ser parte de este cambio green y que da resultados positivos, ellos también buscan concientizar y contagiar cada cambio y eso es lo que realmente importa.
También que tomemos consciencia que la problemática ambiental es urgente, y que podemos sumar con esos pequeños cambios de hábitos.

• ¿Qué tan consciente crees que son los ciudadanos de Rio Cuarto respecto a la importancia del cuidado ambiental?
– Pienso que estamos encaminados, ¡pero todavía falta un montón! Por eso es importante informar y contagiar. Nuestro aporte va direccionado a que las personas se den cuenta que podemos vivir igual y mejor con pequeños cambios que son muy fáciles de implementar.

• ¿Crees que las autoridades locales de Rio Cuarto se toman en serio los temas ambientales?

– Me gusta pensar que si se lo toman en serio. Y de hecho han empezado a hacer algunas cosas. Pero también pienso que necesitamos mucho más políticas de estado para informar y actuar.

Lo oculto

Cepillos de bambú. Foto por Luna de Palta

La higiene y cuidado del cuerpo son aspectos que todo ser humano tiene en cuenta día a día. ¿Pero realmente se conocen los ingredientes que forman los productos que el cuerpo absorbe todos los días? Los cosméticos convencionales a menudo contienen ingredientes problemáticos como siliconas, parabenos y microplásticos. “Uno está rodeado de plástico, y eso es petróleo, es muy importante reducirlo. Inclusive en la cosmética que lo consumimos, lo ingerimos y no nos damos cuenta porque no sabemos, pero está ahí y no es bueno” comenta Alfonsina Borra que junto a Aldana Ricotti son creadoras de Luna de Palta. Todas estas sustancias nombradas anteriormente, a largo plazo, pueden afectar negativamente a las personas y al medio ambiente. A causa de esto se opta por la cosmética natural, libre estos ingredientes dudosos evitando los riesgos derivados de estos. “Elijo los productos que vendo basándome en su contenido, priorizando la calidad de vida, evitando que tengan derivados del petróleo, conservantes químicos, colorantes, perfumes, que sean de origen vegetal y libre de crueldad animal. Entendiendo que exponer nuestro cuerpo a todos estos componentes impacta directamente en nuestra salud.” aclara Carla, emprendedora de Eco Raíz, otra eco tienda de la ciudad que vende productos y cosmética bionatural. Los microplásticos se encuentran por ejemplo en muchos exfoliantes o productos de higiene bucal. Esto supone que cada vez que nos limpiamos la cara con un exfoliante o nos lavamos los dientes con una pasta dentífrica convencional, estamos vertiendo miles de piezas de plástico al medio ambiente ya que las plantas de purificación de aguas residuales no pueden filtrar efectivamente estas pequeñas partículas de plástico. Además de terminar en aguas naturales, y ser malo para animales o plantas, los microplásticos liberados en la naturaleza también terminan en nuestra comida.

La información como poder

Todos los emprendimientos consultados comparten la idea de que es necesario informar sobre la problemática para generar esta conciencia ambiental y que no sea solo una moda. Afirman que la mejor forma y la más importante a la hora de ayudar a nuestra tierra es contagiar cada hábito “green” e incentivar a la gente. “Los medios no hablan de esto pero existe, es grave y urgente” destaca Carla, preocupada. Además, nota una falta de políticas ambientales que acompañen a este cambio en la ciudad de Rio Cuarto, y que tendrían que brindar más información, visibilizar aún más la problemática actual. “Siento que la información es poder, muchas veces comparto problemáticas ambientales con el fin de que solo las lean, que sepan que existen” agrega.

Luna de Palta por su parte, añade lo bueno de empezar a escuchar, contagiar al resto y de a poco generar en los demás este cambio de hábitos, sin imponerlos. Dar una mano e incentivar al consumo responsable, comprar lo que uno realmente necesita y en el lugar indicado “como en todo, uno es responsable de lo que hace hasta la basura que tira” comenta Alfonsina. Además, alienta “animarse a probar, salir de los hábitos que uno ya tiene que no por ser hábitos son buenos”.

Algunos productos orgánicos pueden ser más costosos, pero si ponemos en una balanza nuestra salud y el futuro de nuestro mundo, la elección no será difícil.

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) y la Unesco (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) nos advierten que si no se toman medidas para eliminar los microplásticos de los productos de higiene, y los países no regulen el uso de este material, en 2050 los océanos habrá más plásticos que peces y el 99% de las aves marinas habrán ingerido sustancias peligrosas.

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.