Cadena de supervivencia

Fotografía: Facebook Gabriel Abrile

Fotografía: Facebook Gabriel Abrile

Un día nublado de temperatura templada. Comprobamos que la conexión de internet estuviera bien para dar inicio a una videollamada. Eran las 17:30hs aproximadamente, y del otro lado aparece un señor vestido con un ambo celeste. Sonriente, eso no se olvida. Momentos en los que ser feliz, es casi imposible.

Él es Gabriel Francisco Abrile, hombre de tez blanca, con algunas canas a la vista. Médico recibido en la Universidad Nacional de Córdoba, especialista en Terapia Intensiva. En su juventud, ya con el título en la mano y recibido, tuvo la posibilidad emigrar para seguir con sus estudios y tener un buen trabajo en el extranjero, más precisamente en Francia. Pero, su ciudad natal fue el gran motivo para regresar. Imagino a sus hijos creciendo en su querida Río Cuarto, y así fue. Padre de tres hijos: Francisco, Lucía y Helena.

Actualmente, es jefe del UTI en el Sanatorio Privado de Río Cuarto, en el Hospital San Antonio de Padua y en el Instituto de Urología y Cardiología. Amante de su profesión, acostumbrado a las circunstancias más adversas y críticas. Es el encargado de mantener sólida una cadena de supervivencia compuesta por muchos eslabones, cada uno tan importante como el otro. Esos pequeños trozos de una cadena lo conforman hoy en día: enfermeros, mucama, médicos, administrativos. El resultado de ese trabajo en equipo es salvarle la vida a una persona.

Así como en la medicina, por donde pasó marcó su huella en el liderazgo, y el trabajo en equipo. En el deporte, arrancó a los 5 años de edad en Uru Curé a jugar al rugby, lo hizo hasta el 2008. Sólo dejó el club físicamente cuando estuvo en el extranjero. Su posición en la cancha era la de Hooker, este lugar lo ocupan aquellas personas que son lideres y cabezas pensantes, aquellos que organizan un buen juego en conjunto. Ven las debilidades de los rivales, y las virtudes de sus compañeros. Luego de su retiro como jugador, siguió unido al club como entrenador, y últimamente como médico e hincha de su hijo que siguió sus pasos en este deporte.

Abrile, no es la primera vez que sueña con ser intendente. En el 2016, se postuló como precandidato en la interna del radicalismo, batalla que ganó Juan Jure. Hoy, en un nuevo intento, se presenta como candidato de Juntos por Río Cuarto.

Si bien, son ramas muy distintas la medicina y la política, las dos tratan de hacer lo mismo: con un buen trabajo en equipo, hacer posible que una persona o ciudad salga adelante.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.